Nunca nadie me sonrió así.